Las palabras se las lleva el viento, su esencia permanece hasta que te liberas y ya nada te ata

ROSAS Y ESPINAS DE LUZ


Rosas y Espinas de Luz

Ángel Hache

  1.  ABRAZO DE ALMAS
  2. AL ALBA
  3. ALMAS AMANECIENDO
  4. AMANECE
  5. AMANECER SENTIDO
  6. ANOCHE CONTEMPLÉ UN ÁNGEL
  7. BENDITA LLUVIA
  8. CANDELA NOCTURNA
  9. CELESTE CRIATURA
  10. CONTEMPLACIÓN
  11. DANZAMOS AMOR
  12. EN MÍ
  13. EN SILENCIO
  14. ERES TÚ
  15. ESCRITO EN EL VIENTO
  16. EVA Y ADÁN
  17. FLOR
  18. FLOR DE AZAHAR
  19. GRACIAS MAR
  20. MI VIEJO PARQUE
  21. MUNDO MARAVILLOSO
  22. SILENCIO
  23. SÓLO EL ALMA QUEDA
  24. TRISTE RECUERDO
  25. UNA PALABRA
  26. UNA SONRISA Y MIL GRACIAS
  27. UN BESO EN EL ALMA
  28. UN MISMO SONIDO
  29. UN PASO MÁS
  30. VEN
  31. VIENTOS
  32. VOLAD 


Descárgalo completo: ROSAS Y ESPINAS DE LUZ


ABRAZO DE ALMAS
  


Escucho el mutismo de tu alma.
Veo el laberinto de tu mente.
Siento el palpitar de tu corazón.

Y te contemplo acurrucada,
envuelta en música de violín.
Clamando armonía y calma,
amor y un abrazo a tu alma.
Viajo en el tiempo sin tiempo.
Tu llamada escuchada.

Estamos donde el espacio se pierde
y nuestros cuerpos se hallan.
Abrazo de amor,
Abrazo de almas.







AL ALBA



En ti gozando,
mis sentidos despertando
de larga noche dormida,
sacudiendo.

¿En qué guarida te escondiste?
¿Por qué tus ojos cerraste?
¿No ves que la noche oscura
 más tenebrosa sin ti late?

¡Ay, lucero del alba,
luz de la mañana!
No alargues la noche,
no temas a la parca.

¡Sal de tu escondite,
abre el telón,
que resplandezca la alborada!

¡Ya viene!
¡Ya llega,
con su manto dorado
y su aureola estrellada!

En ti gozosos,
mis sentidos despiertos
de larga noche dormidos.
¡Al fin, sacudidos!







ALMAS AMANECIENDO

  

Estoy alegre cuando callas,
cuando callo,
cuando una sonrisa basta.
Estoy alegre cuando veo la certeza
en el murmullo de las palabras mecidas por el viento.
Viento que eleva cual pluma mi cuerpo dolorido, cansado…

Mecido por la brisa viajo como gotas de lluvia que no alcanzan a caer,
sólo espero la palabra del poniente susurrándome al oído…

”Es la hora del viento,
es el tiempo,
el anhelo que sublima los cuerpos.
Almas amaneciendo
con el rocío acariciando los cabellos mecidos por el viento”.

Estoy alegre cuando me hablas,
palabras de calma para mi alma…
Siempre,
en cada momento.









AMANECE



No hay silencio.
Pensamientos van y vienen,
vienen y van.
Una mente atormentada,
pesadillas del alba.
¡Todo se acaba!
¡Todo se acaba!
Sólo una horrible pesadilla.

Suena el despertador.
Comienza un nuevo día
y miras a tu lado y ves,
alargas la mano y tocas.
Un ángel durmió a tu lado,
un ángel con otro ángel.

Ya no hay pensamiento.
Nada te aflige.
Nada te apena.
Una caricia en tu rostro y
un beso en tu corazón.
Amanece.








AMANECER SENTIDO

  

En el invierno de la flor dormida,
 encerrada en si misma.
 Anhelando en sus sueños una nueva primavera,
 donde desplegar sus pétalos
 cual alas de mariposa revoloteando
 y expandiendo su perfume de amor por doquier.

  A su llamada acude embriagado,
 por la visión y el candor de tan bella flor,
 un pequeño príncipe con nobleza y pureza,
 a ofrecerle su más preciado don.

  Viviréis lo nunca vivido,
 sentiréis lo nunca sentido,
 recordaréis lo nunca olvidado.
 Amaréis lo siempre amado.
 Comenzaréis lo siempre comenzado.
 Extenderéis lo nunca extendido.

  Un nuevo amanecer sentido,
 de lluvia bendita,
 de rocío pleno,
 de puro amor.

  Y en su mano...
 una flor el príncipe se llevó
 y un nuevo amanecer sentido.







 ANOCHE CONTEMPLÉ UN ÁNGEL



Anoche,
a las cinco de la mañana
contemplé un ángel.

En el silencio escuché tus palabras
susurrándome al oído,
me hablabas de vida,
 de paz,
esperanza e ilusión.

Me miraste con los ojos del alma
y me abrazaste.
Me elevaste a las nubes del amor.

El universo, armonía.
Sonrisa, tu expresión.
Mundos creados y extinguidos.
¡Luz!
Todo era albor y calor en tan serena fusión.

Palpé tu corazón materializado con la esencia del sol.
En mis manos mantuve tu diamante.
Todo lo iluminaste.
Me dejaste ser uno contigo.
La eternidad vivida por un instante.

Anoche,
a las cinco de la mañana
contemplé un ángel.






BENDITA LLUVIA


Cae la lluvia,
elevo mi rostro a ti,
cielo,
pincelado de gris,
 luminoso,
 traslúcido,
cálida luz del sol
con su infinita calma.

Siento tus gotas una a una,
cayendo
como una caricia
deslizándose suavemente por mi piel.
Empapado estoy de ti,
lluvia.
Llevas mi pensamiento a otro tiempo,
otro lugar
 lleno de sensaciones,
emociones.
Cierro mis ojos,
revivo aquel instante junto a ti,
eterno.
Tu y yo,
solos.
Caía la lluvia como  hoy,
mojados caminando de la mano,
riendo sin parar.
 Miradas de amor,
el alma en tus ojos,
alegría de mis días y mis noches.

Ahora lluvia me acercas más a ti,
la nube te alcanza,
mi mano más allá del mar,
siento la tuya y volvemos a caminar,
juntos,
riendo sin parar.

Miradas de amor.
El alma en tus ojos.
Mi alegría.
Sumergida en mi piel.
Bendita lluvia eres tú.







CANDELA NOCTURNA



Del alma brotas,
candela nocturna.
Ciegos mis ojos,
por fin me alumbras.

Desgarros
y ausencias,
lejanas vivencias.

Infancia atropellada,
 juventud comprometida,
en madurez
goce de la inocencia recobrada.

Brillan mis ojos
de lágrimas desbordados,
presencias sentidas,
de negro vestidas.

Decidme,
habladme,
 semblantes del alba,
¿cuál es vuestra causa?
¿por qué vuestra presencia?

Hilos de plata
de la Tierra desatas.
¿Dónde me llevas
estrella de la alborada?
Nunca me digas la última palabra.







CELESTE CRIATURA



Junto al mar,
celeste criatura,
tu ojos dulzura.
Mirada perdida,
anhelo deseado
de tiempos pasados.

Vuela sobre las olas,
destino aún desconocido.
Delfines te escoltan,
sonríes satisfecha.
Gotas de agua
alcanzan tus alas brillantes
de pluma azul vestida.

Elevada te hallas sobre nubes,
mecida por vientos sutiles.
Etéreo cuerpo sostienes,
cristalina belleza te acompaña.

Tu encuentro con la eternidad consumado,
en Alma celestial transfigurada,
luminaria sagrada,
rayo de amor,
celeste criatura.








CONTEMPLACIÓN



En mi contemplación
respiro tu perfume.

Tu alma es la mía,
mi alma la tuya.

Tu alegría es mi alimento.
Tu llanto, mi ropaje.

Mi silencio tu paz.

Mis pasos los tuyos.
Tu senda, mi senda.

Mis manos, tus manos.
Las tuyas mi calor.

Tus ojos mi iluminación.
Mi sonrisa tu luz.

Tu alma es la mía,
mi alma la tuya.

Contemplo
a través de tus ojos
un paisaje pleno de vida y color,
verdad,
alegría y ... Amor.

Siente mi corazón,
tu verdad.

Siento tu palpitar,
mi razón.

Tu alma es la mía,
mi alma, la tuya.







DANZAMOS AMOR



Dancemos junto al sol.
Vibremos juntos con esta canción.
Déjate llevar por tu imaginación.
Volemos donde no hay prisión,
como águilas imperiales surcando los cielos del amor.

Dancemos junto a la luna.
Dejémonos mecer como niños
en dulces sueños de ilusión.
Volemos juntos más allá del amor.

Descansa junto a mí,
descanso junto a ti,
nuestros cansados cuerpos del amor.

Cerremos los párpados,
Balanceémonos escuchando esta canción,
Danzando sin detenernos.
Volemos juntos más allá del amor.

Torbellinos de atracción,
nuestras almas son,
unidos por esta canción,
una balada de amor.

Danzamos como un solo cuerpo de amor.
Ya volamos juntos más allá del Sol.
Llegamos a nuestra morada,
el hogar del amor.

Nuestro eterno hogar,
El sosiego del amor,
de nuestro amor.
¿Danzamos amor?







EN MÍ



¿Por qué te escondes alma mía?
¿Por qué este desespero, esta agonía?
¡Qué noche tan oscura!, ¡qué locura la mía!
¡Ay amor…, que tristeza, que congoja!
¿Eres real como el alba de cada día?
Qué sentido vivir sin ti, en este mundo pueril.
No puedo seguir… ¡Háblame!
¡Dime que estás ahí!
O mejor, que estás en mí.









 EN SILENCIO



En silencio pleno.
 Siento,
permanezco,
vivo,
suspiro,
me alejo.
Más en mí, no me encuentro.

Buscando,
siendo,
sufriendo,
gozando.
Más  en ti,
me hallo.

Ascendiendo,
llegando,
permaneciendo,
desapareciendo.
Más en ti, estando.

  Saltando,
gritando,
corriendo,
cayendo,
levantando.
Más en ti, alegrando.

En silencio pleno,
de tu vacío me lleno.

  Fuente manando,
 eternamente estando.
Más en ti, amando, amado.
Más en mí, amada, amando.







ERES TÚ



En silencio escucho tus latidos.
En silencio un rayo de sol penetra en mí.
Miro la luna llena y me habla de ti.
¡Qué bella estás arropada en nubes!
Siento nuestros corazones
palpitar al compás de una música celestial.
¿Eres tú quién me roba los sueños?
¿Eres tú quien embelesa mi alma?
¿Eres tú quien me da la vida?
Sin duda, eres tú, mi amor.









ESCRITO EN EL VIENTO



Escrito en el viento
perviven palabras que no canto.
El amor sentido en la eternidad
vuelve a despertar mi corazón dormido.

Te acercas en silencio.
Tu pelo acaricia el viento.
Sonríes.
Sonrío.
¡Te amo! Con mis ojos declaro.
Toma mi mano.
Siento la tuya.
Caricia para mi alma,
dichosa alborada.

Escrito en el viento,
henchido de gozo,
es tu nombre, mi olvido.

Mi ángel dormido,
me fundo en ti.
Mi paraíso perdido
por fin hallado.









 EVA Y ADÁN



Adán,
 hijo de la Tierra y del Sol,
despiertas de un sueño profundo.
Tus rodillas y manos ancladas en el barro.
Mirada escrutadora.
A tu lado mujer impar.
Os levantáis con esfuerzo,
primeros pasos vacilantes.

Mano tendida,
mano aceptada.
Contemplada naturaleza,
belleza inigualable.

Pensamientos unidos.
Corazones latiendo al unísono,
vuestro sonido es de Amor.


Una nueva senda ante vosotros
iniciáis a transitar.
Ya eones transitados.
Los cuerpos de barro cansados están.

El alma consciente ante la cumbre alcanzada.
Nuevo destino
vislumbran Eva y Adán,
meta estelar,
esencia corporal de Luz.

Nueva entidad.
Juntos de la mano
Eva y Adán.









FLOR



Viajar entre nubes.
Tocar tierra húmeda.
En mis manos una flor.
Respirar su perfume
y
despertar.

Despertar
en un cielo de pasión.









FLOR DE AZAHAR



Ojos,
mirada del alma,
expresión profunda,
no hablas y lo dices todo.
Doliente conmoción escondida tras tu dulce sonrisa.

Perfume de naranjo,
flor de azahar.
Todo lo sientes,
todo lo callas.

Tus lágrimas al suelo caen,
son gotas de salvación
regando tu alma,
 naranjo en flor.

No escondas tu perfume,
flor de azahar,
abre tu corazón.
Mece tu pelo al viento de poniente,
siente su esperanza,
su pasión.
Al fruto
 de la amistad
llegas…
con tu amor.








GRACIAS MAR

  

Con la mirada abstraída,
aledaño al mar.
¡Viento que meces las olas,
 acércame su perfume sin igual!
Unos pasos más
y
empapado de ti me hallo,
tu salado sabor en mis labios.

Mi alma tu esencia reclama,
tu paz,
tu calma,
la fuerza que de ti emana.

Llega la noche,
llena la luna,
reflejada en tus aguas brillantes.

Mis pies en la arena.
Arrodillado ante ti.
Posadas mis manos.
Acariciando tus ondas.
Me acercas la luna cabalgando en tus olas.

Gracias luna.
Gracias mar.








MI VIEJO PARQUE



Las luces del parque apagadas,
un nuevo amanecer despierta.
   Cántico de los gorriones,
olor a tierra mojada.
Mi alma paseando por mi viejo parque.

Como el primer día,
aquella hermosa mañana
paseabas
con tu vestido mecido por el viento.

 Te miré,
me miraste.
Sonreíste,
Sonreí.
Silencio,
con el mío asentí.

Como hoy en día,
paseas por mi viejo parque.
 Aún me miras,
No te pierdo de vista.
Me sonríes,
Te sonrío.
Silencio.

Como el primer día,
como hoy en día,
paseamos de la mano
por nuestro viejo parque…
El paraíso.









MUNDO MARAVILLOSO



Escucho una canción:
“¡Qué mundo tan maravilloso!”.
Una hermosa canción.
Los recuerdos reaparecen.
La lluvia caía sin cesar.
El mar agitado,
vivo.
Primavera y otoño.

Mi corazón alegre de sentir,
de palpitar como nunca lo hizo.
De amar.
¿Recuerdas?
Nunca olvidaré esos momentos.

Tus palabras,
Tus silencios.
Tu sonrisa.
Tu inocencia.
Tu amor.
Cielo azul,
vivo.
Otoño y primavera.
 Nunca olvidaré estos momentos.

¿Recuerdas?
Recuerdo.







SILENCIO



Cierro mis ojos
y contemplo como el sol ilumina cada día mis tinieblas.
Cierra tus ojos.

Acerco mis manos y toco el rostro de mi ángel.
Acerca tus manos.

Escucho el latido de tu corazón frente al mío.
Escucha mis latidos.

Entro en el Templo,
reposo de mi alma.
Reposa tu alma.

En tu silencio habito,
vive en el mío.

Me amas, te amo.







  

SÓLO EL ALMA QUEDA



Voz que grita,
alma callada.

Pensamientos,
viniendo,
llevando,
anhelos futuros,
vivencias pasadas.

Todo ante mí existiendo.
Torbellinos de vida.
Ansias, desesperanza.

Sentimientos,
vuelan,
nadan.
Acariciando la cima,
perdidos en la sima.
Atormentando,
gozando.

Sólo el alma queda en la esperanza,
lejos del tiempo,
cerca de la nada.

Sólo el alma queda con la palabra callada.








TRISTE RECUERDO



Perdido en la noche me encuentro,
Solo me dejaste,
sin un “Te quiero”,
tus caricias,
tus besos ,
tus silencios.
Solo en la noche me encuentro.

Prometiste amor eterno
y sin embargo volaste con un simple “Hasta luego”
tras largos años de desprecio
y aun así te quiero.
La soledad es mi compañía desde entonces,
vivo del recuerdo,
sin vivir en mi  me encuentro.

¿Dónde amada te quedaste?
Sólo eres un recuerdo.
¿Viviré con este dolor todo mi tiempo?
Me causaste mucho daño,
ya no lo siento.

¡No, ya me harte del dolor de tu memoria!
Saldré a gritar:
¡Quiero vivir,
amar,
sentir,
reír,
gozar cada instante!
Tú eres sólo una evocación,
una sombra en mi vida constante.

Me he dado cuenta, ya no te llamo “Amor”,
 que nunca te amé.

Me enseñaste.
Te enseñé.
¿Verdad?
¿Mentira?
No lo sé.

Ahora sé que ya eres un mero recuerdo.
Por fin comprendí que el amor empieza por uno mismo.
Hoy comienza mi primera lección:
No te odio, sólo… eres un recuerdo.

Y salgo a la calle,
respirando libre por fin…
Y gritando:
¡Adiós, triste recuerdo!









UNA PALABRA

  

Una palabra,
Una sola despierta mi alma aletargada.
Un sueño,
un encuentro providencial.
El alba de mis días.
Mis sentidos aún perdidos.
Busco tus palabras cual niño feliz.
Gozo en todo mi ser.
Ansioso de leer
y descubrir tras las palabras
el olor a pétalos de rosas
dejados por tu alma en señales
escritas con el corazón
de tu alma a la mía.
Escuché tu llamada,
oíste la mía.
Palabras de amor,
 escritas con el corazón.








UNA SONRISA Y MIL GRACIAS



En ráfagas de viento,
transportando tu pensamiento,
como una caricia a mi alma llegó.

No se si fue una flor
o un torbellino en la nuca sentido,
mas mi ser al unísono reaccionó.

Tus deseos sinceros de paz y amistad,
cambiaron mi apagado  rostro
por un reluciente signo de amor,
una sonrisa mil veces reclamada,
al fin la luz alcanzó.

Qué belleza transmitir amor sin palabras,
tu gesto derriba muros de dolor.
Quien te puso en mi camino de mi soledad sabía,
sólo necesitaba una mano amiga.
Tú atenta,
respondiste a  su llamada
Y recibí del cielo un soplo de calor,
adopté como a un niño… tu amor.
Desde aquí…una sonrisa
Y mil gracias.








UN BESO EN EL ALMA



Suena el despertador
No hay silencio.
Pensamientos van y vienen,
vienen y van.
Una mente atormentada.
Pesadillas del alba.
¡Todo se acaba!
¡Todo se acaba!
..Sólo una horrible pesadilla.

Suena el despertador,
Comienza un nuevo día.
 Miras a tu lado y ves.
Alargas la mano y tocas.
Un ángel duerme a tu lado.
Un ser alado con otro ángel.

Ya no hay pensamiento.
Nada te aflige,
nada te apena.
Una caricia en tu rostro y
 un beso en el alma.
Amanece.









UN MISMO SONIDO



Negros son tus ojos,
negro tu cabello,
piel morena,
claras las manos que te aman.
Blancos y negros los prejuicios,
miradas de rechazo
de tiempos apagados.

Mulatos nuestros hijos,
mestizos nuestros abuelos.
Cruzados linajes medievales,
antepasadas mezclas de rasgos
con herencias ancestrales.

Sangre encarnada por tus venas,
roja por las mías,
tu latido mi latido,
ambos
un mismo sonido.









UN PASO MÁS



Te arrullé en la cuna.
Jugando siempre contigo en tu hogar y en el parque.
En silencio mis pasos junto a los tuyos a la escuela caminando.
Tus primeras palabras inspirando.

Te mostré el cielo azulado.
Un pajarillo volando, como él planear anhelando.
Susurré al oído que podrías cumplirlo con sólo desearlo.
¿Imaginabas?
¡No!
Cerré tus ojos
y
 escuchando los latidos de tu corazón percibiste el suyo,
hasta que ambos al unísono sonaron.
Como hoja de papel te meciste por el viento llevado.

Cruzando montañas a la orilla del mar llegando.
Sus olas cautivadoras te están llamando.
Pececillos sumergiéndose y saltando.
¡Quiero ser como ellos!
Tu deseo, una realidad.
Sus aguas, mis manos,
tu cuerpo a sus simas acariciando.
Un mundo inesperado sólo en sueños  alcanzando.
Ilusión consumando.

En medio de la oscuridad, tu mirada elevada.
Resplandor destacando, atraída tu curiosidad.
Con decisión hacia la luminaria dirigido.
Emergiendo y sobrevolando,
las más altas cumbres ganando.

Las nubes bajo tus alas.
 Fulgor acrecentado.
Con esfuerzo, la claridad alcanzada.
Un paso más, con tu alma fusionado.








VEN



Busqué en mi jardín,
una flor no encontrada.
Vivía dormido,
sumido en la nostalgia de un tiempo indefinido,
mi corazón sobresaltado,
mi alma agitada.
Lágrimas caían,
su razón no encontraba.
Levantaba la vista al horizonte del alba,
al aire preguntaba:
¿Dónde estás amor?
¿Dónde estás tan callada?
Pasaron los años,
mi piel cambiada,
en silencio seguía preguntándole al alba.
Mi alma decía:
Ven amor
sin ti no soy nada.
Mi bien amada.






  

VIENTOS

  

Vacío de palabras
Mirando el interior,
 viendo nada.
Al exterior silencio del alba.
Dormido,
despierto.
Nada de nada.

Un silencio,
unas palabras,
vientos recorren
nubes del alba.

Palabras,
silencio,
olas de luz,
el Sol abrasa.

Almas van y vienen,
vienen y van,
caminos recorren,
estelas de paz.

Vientos,
olas,
 vienen y van.








VOLAD



Mi alma en la tuya,
tu alma en la mía,
volando libres
donde el viento las lleva.
El sonido del silencio nos acompaña,
su amor respiramos.
Escuchamos los latidos de la vida
susurrándonos:
confiad,
amad,

volad.




Linkwithin

Related Posts with Thumbnails